Abril,No es tu desnudez. Es el placer de haberla provocado.

En una noche de tormenta fui tuya,En una noche de tormenta sacudiste mi vida,Como un rayo implacable traspasaste mis defensas,Tal como un relámpago en la noche,Iluminaste mi cuerpo con tus caricias,Besos y explosiones de deseo.En una noche de tormenta experimenté la magia De perderme en tu cuerpo, Y la excitación de una fusión total; Llegando entre besos y caricias, al clímax enervante del deseo.